Rommel Fernández "El Panzer"

Rommel Fernández "El Panzer"

4 min de lectura

Sí Rommel Fernández, hubiera tenido más prensa que otros futbolistas de hoy en día, se hubiera escrito de él mucho más que de sus goles en su aventura española.

Procedente del Alianza F.C. panameño, llegó a Tenerife para disputar un Mundialito de la Inmigración, torneo al que acudían jugadores de ascendencia española, que no era el caso de Rommel , así que se falsearon  sus antecedentes españoles para que pudiera jugar.

En dicho torneo sus cualidades de delantero polivalente, llamaron la atención de la secretaria técnica del Club Deportivo Tenerife, cuyo secretario por aquel entonces era "El Tigre" Barrios, antiguo jugador del Barça, un buen conocedor del futbol latinoamericano, así que finalmente se hicieron con los servicios del "Panzer".


Se convertiría en el segundo panameño en representar un club español después de Sebastián Company, un delantero que representó al Real Mallorca y Girona en los años 60.
En su primera temporada todavía con el equipo en segunda B, no pudo jugar por ser extranjero, de ahí que se emplazara su debut una vez logrado el ascenso a la división de plata, formando parte de la plantilla que dos temporadas después lograría un ascenso histórico a la división de honor.

Su fama y popularidad le situaron entre las personalidades mas carismáticas de su país natal, convirtiéndole en el icono de una nación con notables embajadores como el cantante Rubén Blades o Roberto "mano de piedra" Durán, gran pugilista, también procedente de El Chorrillo como el "Panzer".



Polivalente en el juego aéreo, sin desmerecer su potente disparo de pie derecho, el "Panzer", rápidamente encandiló al Heliodoro Rodríguez López. Y es que cuando llegó, empezó a hacer lo que mejor sabía hacer, marcar goles.

Además de su cualidades futbolísticas Rommel se ganó el cariño de la afición chicharrera por su carácter alegre y humilde, y en definitiva de una ciudad que como él mismo comentó, le resultaba familiar con su querida Panamá.
Recuerdan algunos aficionados, que todos sabían donde vivía Rommel. Vivía en los aledaños del estadio, donde el volumen siempre alto de la música en su casa le delataba.
Fueron cuatro temporadas inolvidables en las que el club obtuvo el ascenso a primera y posteriormente la permanencia, haciendo que inevitablemente un "grande" llamara a la puerta de los despachos para llevarse al "Panzer".
La cantidad de 300 millones de pesetas, fue acordada y el Valencia se hizo con los servicios de Rommel. Todo un premio gordo tanto para el jugador, como para el Tenerife cuya afición entendió que era el paso natural para un futbolista de altos vuelos.
El Valencia por entonces, con internacionales de la talla de Penev, Fernando, Eloy Olaya o Quique Flores entre otros, se presentaba como una alternativa al dominio del Real Madrid y del Barcelona, de ahí que éste fuera un gran salto en la carrera de Rommel Fernandez.
Su fichaje levantó muchas expectativas en la afición Ché, pero lamentablente el jugador panameño no consiguió adaptarse a un equipo cuyos objetivos y la exigencia eran totalmente diferentes a los del Tenerife, Su bajo rendimiento llevó a que el club optara por su cesión al Albacete Balompié, donde recuperó su olfato goleador.
Y fue a base de goles que el delantero panameño se ganó a la afición manchega, tal y como sucediera años atrás en Tenerife.
El fútbol de Rommel volvía a renacer, pero llegó aquel fatídico accidente de coche el 6 de Mayo de 1993, en la carretera de Tinajeros, después de una comida con sus compañeros de equipo, el "Panzer" nos decía adiós.

El fútbol panameño perdía a su primer gran icono y el fútbol español perdía a uno de los jugadores más queridos por toda la afición.
Pero la memoria de Rommel y su legado permanecen en el corazón de las aficiones manchega y chicharrera , que a día de hoy no olvidan su aporte, profesionalismo y entrega.

La peña Curva Rommel y directivos del Albacete le rinden homenaje cada 6 de Mayo en el lugar donde perdió la vida. En el Heliodoro Rodríguez López, una cerámica con su figura mantiene latente el recuerdo del delantero que les regaló grandes tardes de fútbol.
En su Panamá natal, no olvidan a su ídolo, el hombre que abrió el camino del profesionalismo a otros compatriotas como Dely Valdés a finales de los 90, o mas recientemente José Luis "Cocobolo" Rodríguez.  
Su popularidad dio alas a un deporte que en el país centroamericano no terminaba de despegar.

Desde entonces el fútbol panameño no ha parado de crecer, con un organización interna mucho más profesionalizada, programas de formación y de desarrollo de entrenadores promovidos por la FIFA o una mejor organización de la liga profesional.
El país ha conseguido formar jugadores de un nivel futbolístico importante, lo que hace que el salto a la élite de estos atletas, sea un proceso inclusivo, en el cual el futbolista tiene la formación adecuada, que le permite alcanzar el rendimiento y ritmo necesarios para competir en el fútbol internacional.


Panamá ha reclamado su lugar en el fútbol de la Concacaf y en el fútbol mundial. Cada vez que su selección juega, ahí está presente el recuerdo del "Panzer", porque siempre juegan en su casa, el estadio Rommel Fernández.

Artículos Relacionados

Augusto Matine
2 min de lectura
João Alves "Luvas Pretas"
3 min de lectura
Abel Xavier
2 min de lectura
Laurie Cunningham
5 min de lectura
Biri Biri de Banjul a Sevilla
3 min de lectura
Carlos "El Pibe" Valderrama
5 min de lectura

SUBIR