Paulo Futre, La Perla de Montijo

Paulo Futre, La Perla de Montijo

4 min de lectura

Paulo Futre, fue la gran referencia del Atlético de Madrid de finales de los 80 y principios de los 90. Formado en la inagotable cantera del Sporting de Portugal, debutó con el primer equipo a la edad de 17 años, llegando al combinado nacional solo seis meses después de ese debut en primera división.

Sus regates y galopadas por aquél entonces empezaron a despertar el interés de algunos grandes de Europa pero fue el F.C.Porto el que se hizo con sus servicios.

Se incorporó a los dragones en 1984, que venían de perder una final de Recopa frente a la Juventus de Michel Platini. Este Oporto de 1984 sería la columna vertebral de los éxitos posteriores. Nombres como Sousa, Jaime Pacheco, Frasco, Fernando Gomes o João Pinto, fueron el eje del equipo que después con las incorporaciones del mismo Futre y de Rabah Madjer, un argelino de pura clase, hicieron de ese Oporto un equipo temido en toda Europa.

La bases de ese éxito las sentó Jose Maria Pedroto, un entrenador cuyos conocimientos tácticos y métodos de entrenamiento fueron totalmente revolucionarios en el fútbol portugués de finales de los años setenta.

La etapa de Futre en el F.C. Porto culminó en una noche de Mayo de 1987 en el Prater de Viena en una final de Copa de Europa memorable, frente al Bayern de Munich. Los lusos se fueron al descanso por debajo en el marcador, pero en una segunda parte épica le dieron la vuelta al resultado. Futre dejó para los anales de la historia una jugada fantástica, con detalles parecidos al gol de Maradona frente a Inglaterra en el Mundial de México 86.

En el verano de 1987 Jesús Gil y Gil, por entonces candidato a la presidencia del Atlético de Madrid, le presentó como fichaje estrella a método de promesa electoral. Ante tal bombazo Gil y Gil arrasó en las elecciones y Futre, por el cuál el Oporto tenía casi cerrado su pase al Inter de Milan, vió su destino cambiar hacia la capital española.

En esta ocasión, el cromo de tu vida viene acompañado de un poco de arte. El artista Lluis Roig nos comparte la monotipia que encabeza el artículo, si te gustaría adquirir esta obra única puedes contactar con nosotros para mas detalles.

Su llegada a Madrid estuvo envuelta de grandes expectativas  por parte de la afición colchonera, deseosa de ver a su nuevo ídolo,  y también muy ilusionada por el proyecto de su nuevo presidente. Se ficharon a jugadores de gran calidad como Lopez Ufarte, ganador de la liga con la Real Sociedad, Quique Setién, actual entrenador del Barça, y Alemão, internacional brasileño titular en la canarinha, entre otros.

Al frente de este proyecto Jesús Gil se encomendó a Cesar Luis Menotti, entrenador argentino, que llevó a su selección al triunfo en la copa del mundo de 1978, celebrada en su país.

El Flaco Menotti, fue el gran exponente del achique de espacios, un hombre cuyos pensamientos futbolisticos todavía siguen muy presentes y que de hecho sigue siendo fuente de inspiración y aprendizaje para muchos entrenadores actuales que siguen acudiendo a sus consejos.

Después de 29 jornadas, es destituido por Jesús Gil, hombre de poca paciencia y con poco conocimiento de fútbol. De ahí en adelante esa fue la dinámica del presidente, con constantes cambios en el banquillo, situación que desestabilizaba a la plantilla, afectada por la falta de continuidad en un proyecto.

La llegada de Luis Aragonés al banquillo del Manzanares, devolvió una cierta normalidad a los rojiblancos y esos fueron los mejores años de Futre en el Atlético, secundado por Bernd Schuster en el medio campo.

Recuerdo las tardes de fútbol en el Vicente Calderón, al que solía acudir con regularidad para ver al "Atleti"; cada vez que tocaba el balón se desataba la locura y el delirio en la grada, porque cuando tenía el balón en sus pies era sinónimo de peligro.

Fueron seis temporadas de idilio con la afición rojiblanca, donde conquistó dos Copas de Rey y un sub-campeonato de liga.

En 1993 con 27 años, regresa a Portugal para jugar en el Benfica con el que gana la Copa de Portugal, para después empezar un periplo errante por el Olympique de Marselha, AC Reggianna, AC Milan y West Ham hasta su retirada en el Yokohama Flugels japonés, teniendo antes un paso fugaz de por su Atleti.

Una entrada brutal en su debut en Italia con la Reggiana fue el principio del fin. Si bien, volvió a los terrenos de juego después de esa lesión, su rodilla maltrecha nunca volvió a ser la misma. A los 20 años ya era figura internacional y a los 33 un futbolista retirado.

Su biografía, "El Portugués", escrita por Luis Aguilar, es un relato tan vibrante y frenético como su personalidad dentro de un campo de fútbol. La personalidad de un jugador con carácter y carisma de líder.

Aquí podéis  ver los mejores momentos de su carrera.


Gheorghe Hagi
Artículo anterior

Gheorghe Hagi

Otra entrega más de René Descartes, descartes irracionales.

Comunión J-League y Brasil
Artículo siguiente

Comunión J-League y Brasil

Entre las peculiaridades del fútbol internacional, hay una que me ha llamado la atención investigar: La comunión existente entre la J-League y los jugadores brasileños.


Artículos Relacionados

Augusto Matine
2 min de lectura
João Alves "Luvas Pretas"
3 min de lectura
Abel Xavier
2 min de lectura
Laurie Cunningham
5 min de lectura
Rommel Fernández "El Panzer"
4 min de lectura
Biri Biri de Banjul a Sevilla
3 min de lectura

SUBIR