Marco "el Diablo" Etcheverry y la Bolivia de 1994

Marco "el Diablo" Etcheverry y la Bolivia de 1994

3 min de lectura

En los albores de los 90 llegan respectivamente Xabier Azkargorta a Bolivia y Marco "El Diablo" Etcheverry a España.

Los primeros años no fueron nada fáciles para ninguno de los dos; el bigotón estaba siendo muy cuestionado en el país andino, las expectativas de tener a un entrenador extranjero en el banquillo hicieron surgir la impaciencia y los resultados tardaron en llegar, viendo los primeros brotes verdes en el juego desplegado durante la Copa América de Ecuador en 1993; pese a quedar últimos en su grupo, el combinado Boliviano arranca sendos empates frente a una Colombia en auge y México.

Una estampa muy similar nos deja El Diablo Etcheverry, que aterrizó en el Albacete Balompié en la época del Queso Mecánico, bajo la tutela de Benito Floro. Floro había logrado dos ascensos consecutivos desde la división de bronce (Segunda B) a primera y sus métodos tácticos le valieron para hacerse cargo del Real Madrid tras su despido del club manchego.

Que te llamen Marco Antonio ya es un indicio de grandeza desde la cuna y Etcheverry formó parte de un elenco de jugadores para el recuerdo en tierras manchegas, compartiendo vestuario con "el Toro" Aquino, el uruguayo Zalazar y el tico Gabelo Conejo. El Albacete logró acariciar los puestos europeos con un sorprendente pero meritorio séptimo puesto. La contribución del boliviano no fué muy destacable ni en estilo de juego, reconociendo él mismo recientemente su falta de adaptación, ni estadísticamente (1 gol en 7 partidos); muy pocos partidos en la Liga para un jugador muy joven que fichaba por un club extranjero por primera vez, la ansiedad entró en la ecuación y estuvo 5 meses apartado de los terrenos de juego hasta que, tras la salida de el que a mi parecer, fué su principar valedor (Floro) en el club manchego, lo llevó de vuelta a su país, del cual había salido tras 2 excelentes temporadas en el Club Bolívar.

Durante los años 93 y 94 se acrecienta la relación entre Azkargorta y Etcheverry; comienzan a llegar los resultados a tierras andinas con una histórica victoria sobre Brasil en La Paz en Julio de 1993, donde "el Diablo" marcó el primer gol de los 2 que le endosaron en el Hernando Siles a la canarinha. Fueron 5 partidos sin conocer la derrota del combinado boliviano y pese a que el formato (2 grupos donde clasificaban 3 equipos y el cuarto se enfrentaba en repechaje contra el vencedor de la serie oceánica) no era un handicap como el actual ; lograron privar al Uruguay de Enzo Francescoli y Rubén Sosa de la clasificación para el mundial de EE.UU. en 1994.

Por tercera vez en la historia, primera por méritos propios, Bolivia se ganaba el derecho a participar en un campeonato mundia; gran parte del mérito lo tuvieron los métodos del bigotón, que hizo resurgir al verde, al once del cóndor, como el mismísimo ave fénix gracias a la talla de jugadores como el ya nombrado Etcheverry, Juan Peña (defensa que tuvo paso por las filas de Valladolid, Villarreal y Celta), Erwin "Platini" Sánchez (mediocampista que desarrolló gran parte de su carrera futbolística en Portugal,  a destacar el campeonato de Primeira Liga con el Boavista, todo un hito para el equipo ajedrezado) y Julio Baldivieso (ídolo de la hinchada de Club Bolívar en su país, un trotamundos que jugó en la J-League japonesa con el Yokohama Marinos) entre otros.

El Diablo llegó sobre la bocina al mundial estadounidense tras superar una lesión que le tuvo alejado de los terrenos de juego; Etcheverry jugaba en el Colo Colo chileno donde firmó un par de meritorias temporadas.

En la cita mundialista es tristemente recordado por su expulsión en el primer partido contra Alemania, tras una acción un tanto innecesaria 2 minutos después de haber saltado al terreno de juego que no le permitió aportar al juego del combinado andino en los 2 partidos restantes contra Corea del Sur y España. Se comenta que esa fogosidad y su incapacidad de controlar las archiconocidas "pulsaciones" durante el juego fueron lo que no le permitieron triunfar en Europa.

Pese a ello, la carrera y figura del jugador cruceño estará eternamente ligada a la de la Major League Soccer (MLS). Aquel país donde no pudo deslumbrar con su juego durante el mundial de 1994 le dio la mayoría de los titulos ganados como jugador defendiendo los colores del equipo capitalino, el D.C. United durante 8 temporadas.

Además de eso, es se consagró como un icono de la liga norteamericana ya que llegó en la temporada inaugural (1996); todo un acierto su contratación para atraer al público latino en Estados Unidos. Deportivamente logró afianzar el nivel competitivo de los clubs estadounidenses continentalmente ganando la Concachampions en 1998, la primera (de dos, por el momento) que ha ganado un club de la MLS desde su creación.

¿Recuerdas al combinado del verde que logró la clasificación para el mundial? ¿Alguna anécdota que compartir de alguno de los jugadores mencionados?

Todos los comentarios son bienvenidos y agradecidos, solo teneis que deslizar la pantalla un poco más, no es necesario registro.


Carlos "El Pibe" Valderrama
Artículo anterior

Carlos "El Pibe" Valderrama

Valderrama, es de aquellos jugadores que nunca pasaban desapercibidos en un terreno de juego. Formó parte de una generación de jugadores que colocaron al fútbol

Biri Biri de Banjul a Sevilla
Artículo siguiente

Biri Biri de Banjul a Sevilla

De la pequeña Gambia de principios de los 70, partió un joven de nombre Alhaji Momodo Njle, en busca de un sueño que le llevó


Artículos Relacionados

Comunión J-League y Brasil
3 min de lectura

SUBIR