Márcio Amoroso

Márcio Amoroso

Otra entrega más de René Descartes, descartes irracionales.

2 min de lectura

Pocos talentos futbolísticos han surgido de Brasília y alrededores; entre las aportaciones que ha hecho el país latinoamericano a este deporte cabe destacar la de un candango, que con su juego logró ganarse, gol a gol, la dilección de las aficiones del Udinese y Borussia Dortmund; en esta ocasión vamos a hablar de Márcio Amoroso.

Formado en las categorías inferiores del Guaraní, club paulista radicado en la ciudad de Campinas, Márcio fué uno de los primeros exponentes del trasvase Brasil - Japón y se graduó con honores ganando el campeonato de la J-League en su temporada inaugural.

Tras un breve paso por el Flamengo, Amoroso llega a una Serie A en pleno apogeo, el popularmente conocido campeonato de las siete hermanas (Sette Sorelle) haciendo alusión a Juventus, Milan, Inter, Roma, Lazio, Parma y Fiorentina. Su primera experiéncia futbolística en Europa vino acompañada de la recomendación de un ídolo otrora en tierras friulanas; el magnífico Zico, que encandiló a los tifosi del Udinese antes de su llegada.

La carta de presentación su primera temporada 96/97 en su disputadísimo campeonato italiano no tiene nada que envidiar, 12 dianas.

Temporada 97/98, segundo año en Italia y el Udinese del milagro de Zaccheroni explota, termina tercero en la Serie A con Oliver Bierhoff de capocannoniere. Márcio marcó 5 goles, evidenciando que las oportunidades de cara al gol eran casi en exclusiva para el ariete alemán.

Como resultado de la machada de le Zebrette durante esa temporada y para remediar una desastrosa temporada en el Milan, Berlusconi pesca en el equipo friulano y se lleva a Zaccheroni, Bierhoff y Helveg.
Con sus adquisiciones, el mandatario italiano allana el camino hacia el gol para Amoroso y en su tercera temporada (98/99) de bianconero demuestra todas sus habilidades con 22 dianas, birlándole el premio de capocannoniere a Batistuta, ídolo el Florencia.

Pese a que no es un trofeo de per se, cabe destacar que estamos frente al último brasileño que logra la gesta en Italia y ya han pasado dos décadas.

Sus goles no pasaron desapercibidos y en la temporada 99/00 ficha por el Parma para formar una dupla con Hernán Crespo que prometía muchísimos goles pero no acabó de carburar, su vuelta a los fueros de números pobres frente a la red acompañado de las lesiones acortaron su estancia en tierras emilianas a 2 temporadas, donde ganó una Supercoppa.

Márcio deja la disciplina del Parma y se embarca en un nuevo periplo hacia tierras teutonas, resurgiendo como el ave fénix en un Borussia Dortmund para el recuerdo con los checos Rosický y Koller. Amoroso ve la red en 18 ocasiones en la Bundesliga 2001/02; goles que le valieron para consagrarse como máximo artillero del campeonato y que contribuyeron notablemente al título liguero de los negriamarillos y a un envidiable desempeño en Copa UEFA, donde el Borussia llegó hasta la final hincando la rodilla contra el Feyenoord de un jovencísimo van Persie y Bert van Marwijk (que en 2010 lograría hacer llegar a la selección Oranje a la final de un mundial).

Las temporadas siguientes de Amoroso se vieron truncadas por sus contínuas lesiones, ganándose el detestable título de jugador de cristal.

En la liga española tuvo un breve paso por la disciplina del Málaga y el resto de su carrera fué un viaje de ida-vuelta entre su tierra natal (Brasil) y algunos clubes europeos. En 2006 cuelga las botas donde dio sus primeros pasos como jugador profesional, en el Brinco de Ouro da Princesa del Guaraní, cerrando un ciclo de éxitos donde las lesiones fueron el único lastre de un jugador en estado de grácia frente al gol.

Actualmente es comentarista de ESPN en Brasil.


Laurie Cunningham
Artículo anterior

Laurie Cunningham

En la antigua ciudad deportiva, del Paseo de la Castellana, se decía allá por 1979 que la alegría y la grandeza del club se estaba

Liga NOS 2020/21
Artículo siguiente

Liga NOS 2020/21

Nuestra primera vaina sobre fútbol portugués.


Artículos Relacionados

Luís Oliveira, Lulù
2 min de lectura
Cláudio Ibrahim Vaz Leal, Branco
3 min de lectura
Javier Chevantón, Chevagol
2 min de lectura
Marco Osio, El Alcalde.
4 min de lectura
Gheorghe Hagi
2 min de lectura
Fernando Couto
2 min de lectura

SUBIR