Carlos "El Pibe" Valderrama

Carlos "El Pibe" Valderrama

5 min de lectura


Valderrama, es de aquellos jugadores que nunca pasaban desapercibidos en un terreno de juego.
Formó parte de una generación de jugadores que colocaron al fútbol colombiano en el mapa futbolistico mundial. Sí bien el fútbol colombiano produjo buenos futbolistas en épocas anteriores, cuyo máximo exponente es Willington Ortiz, el mejor futbolista colombiano del siglo XX, Colombia nunca consiguió hasta la generación de Valderrama, reunir a un conjunto de jugadores de gran nivel que les permitiera competir en grandes certámenes internacionales.
Fue convocado por primera vez para las eliminatorias de repesca del Mundial de México 86, donde Colombia cayó eliminada, y que también supuso la despedida de Willington Ortiz, que por mucho tiempo fue el referente del combinado nacional, testigo que el "Viejo" Willy Ortiz le pasó al "Pibe".


Después de estas eliminatorias los "cafeteros" pasaron a ser dirigidos por Francisco "Pacho" Maturana, que reunió a un elenco de grandes futbolistas bajo su batuta y cuyos frutos se empezaron a ver rápidamente. En la Copa América de 1987, celebrada en Argentina, alcanzarían la tercera plaza, por delante de la anfitriona y actual campeona del mundo.
El liderazgo de Valderrama, ya fue notorio en este torneo y cada vez se hizo mas evidente con el transcurso de los años. El juego ofensivo de los "cafeteros" basculaba en torno a él, cuyo estilo pausado y de toque corto al pie encajaba a la perfección con el sistema y filosofía del "Pacho Maturana.


"El Pibe" acabaría siendo elegido el mejor jugador de torneo y galardonado como el futbolista sudamericano del año.


Después de su participación en el mundial de Italia 90, donde alcanzaron los octavos de final, el equipo entró en una fase de maduración de unos jugadores conocedores de se capacidad real y liberados de los complejos que el fútbol colombiano arrastraba del pasado. Fueron conscientes de su calidad y de sus posibilidades.
Tras un breve paréntesis Maturana volvería al banquillo tricolor en 1993, para la participación en la Copa América celebrada en Ecuador donde alcanzarían un meritorio tercer puesto y unos meses después el combinado nacional, daría el gran golpe, que les convertiría en favoritos en vez de comparsas ante los ojos de los rivales.
El Monumental de Buenos Aires fue el testigo de una de la noches más tristes del fútbol argentino. Un 5 de Septiembre de 1993, una Argentina bicampeona de América, e invicta en su casa durante seis años, fue ninguneada y borrada del campo por un combinado colombiano, dirigido en el campo por un magistral Carlos Valderrama y secundado por Perea, Leonel Alvarez, "El Tren" Valencia, Freddy Rincón y Faustino Asprilla, todos ellos jugadores con trayectorias en el fútbol europeo.
El resultado final de 0 a 5 supuso la mayor humillación para la albiceleste y la derrota más pesada en suelo propio, durante toda su historia. Todo un terremoto causado por los cafeteros y que tuvo consecuencias en un fútbol argentino en crisis existencial en la era post Maradona. Y una de las consecuencias de ese terremoto fue el clamor unánime de la afición para que el Pelusa volviera a la albiceleste, hecho que se concretizó en la eliminatorias de repesca contra Australia.

Aquí podéis el vídeo de dicha hazaña:

Este fue el punto álgido tanto para Maturana como para sus discípulos, que lograron la clasificación para el Mundial de EE.UU. 94, al que llegaron como favoritos al titulo y sin embargo no pasaron de la primera fase. Una eliminación que tuvo su drama en uno de los episodios más tristes, que se recuerda en la historia del fútbol mundial. El asesinato del defensa Andrés Escobar a su regreso a Colombia, días después de haber anotado un gol en propia meta, contra EE.UU.


Mucho se especuló sobre ese asesinato, donde muchos apuntaron al narcotráfico y a su implicación en las apuestas deportivas, pero nada se aclaró y varios círculos de la sociedad colombiana se inclinaron mas por el clima de alta tensión, política, económica y social por el cual atravesaba el país en esos años, como catalizador de esa tragedia.


A su llegada a Colombia en unas declaraciones Escobar, diría; "La vida no termina aquí, es solo un partido de fútbol". Ironías de la vida.

A nivel de clubes Valderrama tuvo una corta experiencia en el Real Valladolid, donde llegó en 1991, procedente del Montpellier francés, la que fue su primera experiencia europea.

En el conjunto francés aterrizó en 1988, después de destacar en el Deportivo de Cali. Apesar de sus buenas campañas en Colombia, el salto y la adaptación a Europa no era sencillo en el fútbol de finales de la década de los ochenta, hecho que él mismo comprobó. Sus apariciones fueron muy intermitentes y sin continuidad, derivado tanto por factores futbolisticos, como por la misma adaptación a una sociedad distinta.

Su llegada al José Zorrilla estuvo avalada por Maturana, que ya se encontraba en el club vallisoletano desde la temporada anterior, y donde se encontraría también con otros compatriotas, el portero René Higuita y el medio centro Leonel Álvarez.

Un proyecto que fue conocido como el "Valladolid de los colombianos". y que realmente fracasó en lo deportivo y posteriormente en lo económico, con una entidad atrapada por las deudas.

Después de una primera temporada realmente buena donde el equipo acabó en el noveno puesto de la tabla, la segunda época ya con Valderrama en sus filas, el equipo encadenó una racha negativa de resultados que provocó el cese de Maturana.
Con la marcha del "Pacho", el protagonismo de Carlos Valderrama en el equipo cayó considerablemente y el Real Valladolid perdería la categoría.


De su etapa en el fútbol español quedó grabada una anécdota, en un partido de liga frente al Real Madrid celebrado en el Santiago Bernabéu,
En un saque de esquina Michel, el actual entrenador de los Pumas de la UNAM, en un intento de provocar y desconcentrar al "Pibe", le toca los genitales, ante la sorpresa tanto del propio colombiano como del resto de jugadores de ambos equipos.
Esta acción captada en televisión y que podéis ver mas abajo, se convirtió en tema de broma y debate en los medios de la época. El propio Michel reconoce que incluso a día de hoy sigue siendo motivo de burla por parte de algunos aficionados, que le recuerdan dicho episodio.



Terminada su experiencia en España, "El Pibe" regresó a su país natal, donde tuvo sus mejores épocas al servicio del Atlético Junior de Barranquilla, club con el que ganó dos ligas y llegó a disputar una semifinal de Copa Libertadores, para después embarcarse en una aventura en la MLS americana en forma de pre-jubilación.

Una vez retirado, ha tenido experiencias fuera del fútbol, en particular en el mundo del cine y televisión, con participaciones en varias películas y también en programas de la televisión colombiana.
El 10 de Santa Marta, tal como en el fútbol, nunca pasará desapercibido por la vida.


¿Radio o Televisión?
Artículo anterior

¿Radio o Televisión?

Tercera entrega de nuestras vainas, en esta ocasión tenemos una distendida charla sobre las retransmisiones de los partidos del deporte rey con unas breves pinceladas

Marco "el Diablo" Etcheverry y la Bolivia de 1994
Artículo siguiente

Marco "el Diablo" Etcheverry y la Bolivia de 1994

En los albores de los 90 llegan respectivamente Xabier Azkargorta a Bolivia y Marco "El Diablo" Etcheverry a España. Los primeros años no fueron nada


Artículos Relacionados

Augusto Matine
2 min de lectura
João Alves "Luvas Pretas"
3 min de lectura
Abel Xavier
2 min de lectura
Laurie Cunningham
5 min de lectura
Rommel Fernández "El Panzer"
4 min de lectura
Biri Biri de Banjul a Sevilla
3 min de lectura

SUBIR