Augusto Matine

Augusto Matine

2 min de lectura

Una de las imágenes más populares del fútbol portugués es la de Augusto Matine. Este mediocampista de calidad reconocida, fue uno de tantos africanos que llegados a Portugal desde las antiguas colonias, contribuyeron a la grandeza del fútbol portugués.

El caso de Matine fue quizá el más llamativo ya que salió de su Mozambique natal, sin haber pasado antes por un equipo de primer nivel. Por entonces jugaba en el Central de Lourenço Marques, equipo de la segunda división, cuando el Benfica se fijó en él y se lo llevó a la metrópoli.

Corría el año 1967 y Lisboa era uno de los hervideros futbolísticos de Europa, siendo el Benfica por entonces uno de los poderosos del continente, con una plantilla de jugadores únicos e irrepetibles.

Llegó a disputar 95 partidos, pero estuvo constantemente tapado por jugadores de la talla de Jaime Graça y sobretodo del gran capitán Mario Coluna, jugadores consagrados y de entre los mejores centrocampistas de Europa.

Aún así su calidad no pasó desapercibida y prueba de ello fueron las nueve internacionalizaciones conseguidas durante su periplo benfiquista.

Fueron cuatro temporadas de águila al pecho, con una interrupción de un año donde jugó cedido en el Vitoria de Setúbal, equipo con el que logró un increíble subcampeonato a las ordenes del gran maestro Pedroto, entrenador visionario, que años después sentaría las bases de una filosofía formativa en el Oporto, que catapultaría a los "dragones", hacía a las estancias más altas del fútbol continental.  

En el Benfica conquistó 2 ligas, 1 Taça de Portugal y 1 Taça de Honra, torneo que se jugaba entre los equipos de la Asociación de Fútbol de Lisboa.

De entre estos títulos cabe resaltar la liga de 1972-1973, donde el "Glorioso" firmó una hoja de ruta impecable, 28 victorias, 2 empates finalizando la campaña imbatido y con un bagaje goleador verdaderamente sensacional, 101 goles a favor y solo 13 en contra.

Partido entre el Santos y Benfica disputado en el Estadio da Luz. Matine, Pelé, Jorge Calado y Eusebio.

Nombres de la talla de Bento, Humberto Coelho, Jaime Graça, Jordão, Nené, Simões, Vitor Baptista,(famoso por detener un derbi para buscar un pendiente que se le había perdido en el campo), ó Eusebio, Bota de Oro con 40 tantos y magistralmente dirigidos por Jimmy Hagan, formaban una plantilla que en los tiempos de hoy tendría un valor de mercado estratosférico.

Finalizadas las etapas en Lisboa y Setúbal, Matine pasó por varios clubes históricos del futbol luso, como Portimonense, Lusitano de Évora, Desportivo das Aves y Estrela de Amadora, para retirarse en el modesto Grupo Desportivo Torralta.

Matine en su etapa en el Vitoria de Setúbal

Su experiencia y conocimiento fueron factores suficientes para que regresara a Mozambique, para ostentar primeramente el cargo de seleccionador y después el de dirigente del Clube Ferroviário de Maputo y en el Grupo Desportivo Maputo.

Matine, nos dejó, pero latente seguirá su legado de un hombre humilde y generoso que representó el espíritu de lucha de aquellos que a través de una pasión, nunca olvidaron sus raíces.

Artículos Relacionados

João Alves "Luvas Pretas"
3 min de lectura
Abel Xavier
2 min de lectura
Laurie Cunningham
5 min de lectura
Rommel Fernández "El Panzer"
4 min de lectura
Biri Biri de Banjul a Sevilla
3 min de lectura
Carlos "El Pibe" Valderrama
5 min de lectura

SUBIR